Ya se conocen las nuevas medidas sanitarias, de higiene y limpieza que deben aplicar los campings tras el confinamiento por el coronavirus. Como ya anticipábamos a finales de abril, el ICTE estaba elaborando un protocolo de medidas sanitarias para que los establecimientos turísticos estén preparados para su apertura después del confinamiento provocado por el coronavirus, y así poder tomar las medidas necesarias para poder volver a acoger a los clientes e iniciar de nuevo su actividad.

Adelantamos un resumen de las medidas que recoge este documento, y que ha sido publicada por la Secretaría de Estado de Turismo con la aprobación del Ministerio de Sanidad el 10 de mayo siendo aplicable a todos los campings, independientemente de su categoría o tamaño.

Tomando como base el protocolo oficial, cada camping tendrá que elaborar su propio plan de contingencia donde se detallen las medidas concretas que tomen, conforme a sus características, identificando los riesgos que en cada caso se detecten según su tipología de clientes, las instalaciones con las que cuenten, etc.

Todas las tareas deberán planificarse de forma que se garanticen la distancia de seguridad y la distribución de espacios, tanto para los clientes como para los empleados. Por ejemplo, deberán adaptarse la disposición de los puestos de trabajo, mobiliario y vestuarios para el personal, teniendo en cuenta los nuevos requerimientos. También se deberá controlar la temperatura de los empleados; evitar los controles horarios del personal que requieran contacto (huella, teclados…); la conveniencia de la uniformidad y su frecuencia de lavado; desinfección de equipos de uso compartido… Todo el personal deberá utilizar mascarilla y guantes, llevar el pelo recogido y no llevar anillos, pulseras, pendientes, etc.

Nuevo protocolo de higiene y limpieza para los clientes de los campings

En cuanto a los clientes, cada camping deberá entregar un documento sobre las medidas sanitarias adoptadas sobre la prevención del contagio de la COVID-19, y aquellas que les afectan directamente, como el uso de mascarillas, distancias de seguridad… así como las consecuencias que se tomarán en caso de que el cliente no cumpla con las normas establecidas. Toda la información que se facilite al cliente deberá encontrarse en lengua/s oficial/es y al menos en una extrajera, que debería adecuarse según la procedencia de sus clientes. Se debe fomentar el pre-checking, pago on line o con medios contactless, tanto en recepción como en el resto de servicios del camping. Los accesos a recepción deberán reducirse al mínimo y siempre con las mayores distancias posibles, priorizando el servicio telefónico con recepción, aunque se esté en el recinto del camping.

En cuanto al mantenimiento, deberá establecerse un protocolo para el personal que tenga que acceder a parcelas o apartamentos mientras estén ocupados, de manera que, a ser posible, se haga en el momento que no esté el cliente (para evitar el contacto) y se proceda a la desinfección de manos, uso de equipos de protección y limpieza de los elementos que tengan que tocar, tras su intervención.

Tras la salida de cada cliente, deben especificarse las medidas de limpieza y desinfección de las parcelas, eliminando los residuos que queden y limpiando las superficies que puedan tener contacto con nuevos clientes. Especialmente en el caso de bungalows, deberán airearse, hacer una limpieza de paredes, suelos, techos, ventanas, muebles y demás elementos y equipamientos susceptibles de contacto. También se recomienda que, siempre que sea posible, se asignen aquellos que hayan sido desocupados hace más tiempo.

Nuevas normas sanitarias en las zonas comunes de los campings

En las zonas comunes, se deberán asegurar las distancias de seguridad en lavabos y urinarios, cancelar equipamientos si impiden mantener las distancias, establecer aforos y diseñar el control de acceso que eviten aglomeraciones, marcar claramente las distancias de seguridad. Además, tendrán que contar con dispensadores de papel de secado o secadores de manos, papeleras con accionamiento no manual, recomendar el uso de calzado apropiado para las duchas, asegurar la reposición de jabón, papel, toallas, etc. Se deberá incrementar las frecuencias de limpieza y repasos, especialmente en pomos, grifería, lavabos, botones de descarga de WC… y asegurarse de una correcta ventilación y renovación de aire en las zonas de uso común.

Nuevas normas sanitarias para la animación, gimnasios y piscinas de los campings

Las actividades de animación se deben planificar de manera que se puedan respetar las distancias mínimas de seguridad, además del uso de mascarillas. En caso de áreas de juegos infantiles, para su uso se debe asegurar la desinfección periódica y facilitar el lavado de manos en el acceso. Los gimnasios solo se podrán abrir si su uso permite mantener la distancia entre aparatos. Y las piscinas quedan pendientes de un estudio específico sobre el comportamiento del virus, que aunque el agua tratada las establecen como lugar seguro, queda estudiar el control de distancia en los recintos.

 

Los documentos completos aprobados por Sanidad pueden descargarse para campings y restaurantes, como referencia para aplicarse antes de su reapertura en base a las fases de desescalada programadas por el Gobierno para la COVID-19, ya que algunos campings han anunciado el reinicio de su actividad a partir del lunes 11 de mayo de 2020.